http://dianarios.net

Carlos Fabian Ruiz

Tandil Argentina

 

Me pone bàrbaro que digan que a veces mis escritos invitan a la reflexiòn pero no es mi propòsito .Lo ùltimo que quisiera es escribir un libro de autoayuda,no puedo con mi vida mal podrìa solucionar la de los demàs.Solo quiero apuntar a las sensaciones ,plasmar aquello que me conmueve.Nunca soñè tanto ,tener amigos alentando cada escrito.Antes escribìa para mis viejos y amigos .Ahora para algunos màs …No se si esto podrà sostenerse pero les aseguro que con lo que me dieron ya es suficiente…

 

 

 

 

 

 

El juicio

Recordè y no se por què un instante de hace años.

En ese instante estaba yo con mis ojos frescos en un

vasto campo sembrado de ideales.Tomo al recuerdo 

repentino como una señal.Serà que lejos de crecer,involuciono?

Lo que deberìa ser un polvoriento recuerdo es aire puro que sopla

en la cara,restrega los ojos,llaman las dudas y acuden los verdugos.

Deberàn esperar las hachas,hasta los reos merecen un juicio justo.

Aguardo en el banquillo ,en la querella,la defensa y el estrado ,soy

 los testigos  y hasta las luces y las sombras de la sala.El fiscal me acusa,

- Has matado ideales ,dejò de conmoverte el jardìn y la lluvia.Se te acusa

de hacer cìrculos todo el tiempo:testigos aseguran quedar afuera…-

El fiscal que tiene mi rostro ,mi semblante màs acusador se acerca y me mira

a los ojos con mis ojos.Dice -Se te acusa de no soñar y haberte convertido en una sombra.-

Es el turno de la defensa .Un abogado de pobres y ausentes que lleva mi rostro

aduce: -mi defendido es una persona temerosa .Que hay de malo en eso?

Al fin y al cabo es un hombre que se hartò de llorar làgrimas de otros ,ahora llora

las propias.Finalmente llega el veredicto .El juez que tiene mi cara en las horas aciagas

sentencia – ¡Culpable de olvido!!-

Con voz ronca ,mi voz de juez ,me dice  -te condeno a “recordar”mientras vivas y en

todo momento ese instante cuando estabas con tus ojos frescos en un vasto campo

sembrado de ideales…-

Mi Calle… por Carlos Fabián Ruiz

Mi calle me espera al final del camino,

el tiempo se empeñó en cambiarla,

nuevas felicidades usurparon los atajos, las selvas.

Mi pobre calle extraña la tierra, los surcos,

las margaritas que crecían a sus lados.


Escuché decir -¡Qué hermoso está el barrio!-

¿Es mejor la pulcra hilera de casas, las veredas uniformadas y los adustos rostros…?

No diré nada por temor, es que el mundo margina a los melancólicos; 

un melancólico valiente, es un llorón.

Guardaré mis lágrimas escondidas en los poemas 

y no sabrán nunca que a veces cierro los ojos y allí está,

mi vieja calle, virgen, extrañamente hermosa.


Creo que tengo caminos y rutas y senderos por recorrer.

Cuando me canse de dar vueltas, buscándome, me daré

por vencido y volveré a mi calle, seré un intruso para los

rostros adustos, un incómodo forastero para las veredas

uniformadas, es que ellas y yo sabemos que debajo yacen

las tumbas de las margaritas. Abajo del invariable asfalto,

descansan las huellas de los repartidores, y mis pisadas diminutas.

Será una pasada, no más, con los ojos entreabiertos y después,

después nada.

Ya no habrá nada… 

EL BOTÓN

He aquí un botón, con perdón de los botones ordinarios, èste es especial.

De metal dorado con sobrerrelieves que destacan el sol ,mar ,buques.

En mejores momentos para el botòn fue parte de una chaqueta de la armada, 

que le tocara en suerte a mi padre en tiempos de la conscripciòn.Cuando el botòn

llegò a mis manos tenìa yo cuatro años,por entonces me cautivaban los uniformes,

me proyectaban a los confines de la mente en los lejanos y escasos espacios reservados  

a los sueños.Hoy vuelvo a observar el botòn y me he propuesto un ejercicio;volver a

experimentar aquello que sentì a los cuatro años.Cerrè pues los ojos y tomè el botòn.

Sentì el frìo del metal e intentè reconocer las figuras en sobrerrelieve .Volè solo un poco.

Se sabe entre los soñadores que para alcanzar el èxtasis es preciso volar alto.¿Que habìa

pasado,eran dèbiles mis alas,pesado el lastre…? En definitiva la magia se esfumò.

Testarudo como soy volvì a intentarlo pero fue todo aùn màs difuso.Con las yemas de los

dedos quise reconocer el sol ,en cambio creì tocar cuatro paredes.Intentè luego acariciar

las olas pero no hallè mar y sin èl es imposible la existencia de buques.Mis dedos creyeron

reconocer personas rasguñando las cuatro paredes.Agudicè la sensibilidad de mi tacto y de

las mejillas de los hombres creì sentir diminutos puntos,¿Làgrimas…? Finalmente abrì los ojos

para ver bien que era y allì estaban ,el sol ,el mar,los buques.Ya no volvì a intentarlo…

 

 

Los que que viven en lejanas tierras y no sufrieron dictadores no entenderàn este escrito.

Los de este lado del mundo,los americanos del sur,sabemos de genocidas,hoy despertamos 

y agradecemos estar vivos y libres…

La abuela…

Soñaba.Sabìa que lo hacìa ,o soñaba

que sabìa .Como fuere no querìa despertar,

en mi sueño estaba la abuela en la cocina.

Preparaba su guiso ,en la tabla las cebollas ,

el morròn ,en la olla el aceite ,la carne .Me detuve

en su mano que apretaba el cuchillo ,habìa olvidado

como eran ,son parecidas a las de mi madre .Que

cosa los sueños ,si hasta sentì el ardor en mis ojos

al cortar las cebollas.Mi abuela estaba de espaldas ,

le vi el pelo como no recuerdo haberlo hecho antes ,

era como el de mi madre.Querìa verle el rostro pero

no se volteaba y yo era incapàz de ponerme frente

a ella.Pasaban los minutos, yo sabìa que no tardarìa 

en darse vuelta .Pasò las cebollas , el morròn y los

 tomates a la olla,limpiò sus manos en el delantal y

se dio vuelta .Era ella ,mi madre!

Ariel ,un niño como todos.El pendenciero…

 Cuando la ilusiòn se mezcla con la realidad surge la idealizaciòn,la cantina

de la escuela era un lugar encantado,lo que allì se ofrecìa diferìa en sabor

al mismo producto consumido en otro lado ,incluso en los hogares.Las pizzas,

tenìan muzarela extra,los panchos sabor extra,los sandwich jamòn extra.

El cantinero era un cheff internacional y bla,bla ,bla.En realidad los productos

dejaban mucho que desear,y el cantinero un librero fracasado .Ariel como 

todas las tardes iba en busca de su pancho y su coca.La cola era extensa ,los

ancianos de sexto grado hacìan valer su antiguedad y siempre estaban adelante.

Un alumno nuevo se acerca a Ariel y le dice-¿Que me vas a comprar?-Ariel responde

-Nada!-Damiàn ,asì se llamaba el alumno nuevo,le pegò una trompada cortita y lo dejò

sin aire.Ariel no tuvo màs remedio que resignar su pancho .En los dìas subsiguientes 

hizo lo mismo con otros niños, en total unos cinco chicos ,los màs mansos a su entender.

Cuando uno de ellos intentaba negarse lo amenazaba diciendo que su padre era muy malo

y que no tendrìa reparos en castigar a los padres de todos los niños si hiciera falta.

Los damnificados se reunieron secretamente y resolvieron aprender artes marciales.

Fueron dos meses de ardua pràctica .Los chiquilines del grado estimulados el uno al otro 

se creìan capaces de decir no.Lamentablemente Damian no compartiò ese punto de vista

y habièndole llegado ciertos rumores los reuniò en el recreo y sin saber nada de artes marciales

los dejò con serios magullones ,empleando sus nudillos autodidactas;siguieron sometidos por Damiàn .

Cuando uno de los niños decìa que le contarìa a su padre ,Damiàn nuevamente amenazaba ostentando

 de la rudeza del suyo, sabido era que todo el mundo le temìa hablo de adultos hechos y derechos…

Faltaba poco para el fin de año escolar,una noticia revolucionò al tercer grado-Damiàn estaba

internado!!-Su padre le habìa dado una golpiza.Habìa llegado borracho y al querer pegarle a su

madre el niño fue en su defensa.¿Podrìa ser que ademàs de malo ahora fuera un hèroe?Pensaron los

cinco niños .El curso completo fue al hospital a visitarlo .Entraban de a cinco.Los ùltimos eran

Ariel y sus amigos en la desgracia.Entraron y allì estaba ese ogro que los castigara todo el año

golpeado salvajemente por su propio padre .Con los ojos entreabiertos y la boca entrecerrada,

alcanzò a decir -Perdòn…-

 

Ayer soñé…

 Sucedió otro milagro,

desperté,respiro,escribo.

Con cuidado sostengo

un sueño reciente,podría olvidarlo.

Soñé con una hermosa mujer,lo se.

Inmanejable como todo sueño

por momentos fui calle,duras  piedras

esperando inmòvil ser pisado por la mujer.

Llegó , observó los adoquines ,es decir a mì.

Se inclinó y antes de sentir su mano,a mi sueño

se le ocurrió darme alas,fui paloma en esa plaza.

Allí estabas esparciendo migas de pan y antes

de alcanzarlas mi sueño me hizo mendigo,

muy viejo y solitario.Me ofreciste monedas,

y antes de tomarlas mi sueño me hizo tal cual soy,

me miraste ,soreìste y extendiste tu mano.

En ese momento desperté y aquí estoy

pensando en esa mujer que nunca existió

¿O ,sí?

Así como existen los poetas capaces de creer

que todo es posible con solo pensarlo.

Al final del día ,la noche abrirà el mismo sueño

y allí estarás…

 

 


 

 

Flag Counter

 

 

One Comment to "Carlos Fabian Ruiz"

  1. dian5057 says:

    Se te da la bienvenida a tu revista "Revista Radio De Las Artes" Esperando todo sea de tu agrado. y esperando que todo lo que hemos colocado, aumente cada día mas el gozo del arte.. Mil gracias por estar en este grupo maravilloso.!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

<a href="https://plus.google.com/112073164945317698892" rel="publisher">Google+</a>