http://dianarios.net

Oscar Alberto Vigil


ESCRITOR Y POETA OSCAR ALBERTO VIGIL DE ROSARIO ARGENTINA… GRACIAS POR COMPARTIR TU REGALO ESTA MUY HERMOSO 

Todas las palabras fueron alguna vez un neologismo.
Uno llega a ser grande por lo que lee y no por lo que escribe.

 

EL PRIMERO EN OLVIDARLA
(La prohibición del amante)

Alguien dijo que fui yo… el primero en olvidarla…
La verdad de este planteo te lo explicarán mis manos que la buscaron mil noches por encima de las sabanas…
Mis manos… llevan la cuenta del lugar que ella ocupaba…

Fue así que por desengaño vino a chocar con mi cama…

Jamás fui el buen recurso de sus culpas por olvido, en mi traje lesionado ya no entraban mas cuestiones, de que servia jugar…
al rehén, al camarada… si me atraían sus muslos…
y casi nada su habla…
fue el preámbulo perfecto cuando se quito su falda…

Yo nunca he sido un bendito, yo nunca he sido un tirano…
la explicación de mis manos… para ella fue lo sagrado…
ellas tocaron su cuerpo… su vientre, toda su espalda…

Mis manos fueron el mando de una verdad sin palabras, fue tan gentil la tutela de sus dos piernas en llamas, fue casi como el prefacio al interpretarle el alma…

Alguien dijo que fui yo… el primero en olvidarla…

El pacto estaba cerrado… Nadie debe enamorarse…
solo obtendrías de mi este término de alianza…
donde los tiempos del otro no importan si no te alcanzan…

Solo seremos sensibles cuando la vida no alcanza…

Fui el consuelo de otro amor…

La verdad de este planteo te lo explicarán mis manos que la buscaron mil noches… mil noches… sin encontrarla…

Alguien creyó que fui yo… el primero en olvidarla…

*

Necesito tus palabras…
Tus señales…
Necesito tu rubrica presente
Tú figura por la casa
Tus cruces frente a mi…
Tu beso de bienvenida
Tus lágrimas en algún recuerdo

Necesito… que me leas los correos
Que me expliques a tu modo los principios de una historia…
Los finales de la misma cuando me quedo dormido…

Necesito tus manos en la cama
Apretando las mías…

Necesito el golpeteo de tu corazón en mis oídos…

Vida mía…

Necesito tanto… esto de necesitarte…

Amarte…

Es la única explicación
Por darme sobradas razones
Centenas de motivos
a esto de Necesitarte.

*

CARTAS PARA EL OLVIDO

Fue tan simple olvidarte…
Como aproximadamente cruel me duro casi toda la vida…

Fue tan sencillo como prorrogar las tablas de comedias que veías los miércoles y las lecturas desde tu sillón de estambre azul, donde las letras te iban resultando cada vez mas pequeñas… y te fueron cada vez mas opacas… y te fueron cada vez mas sombras… hasta que un día necesitaste de mi para tocarlas… y pasabas tu dedos blancos y delgados por la comisura de mis labios como si de alguna forma acariciaras las letras desde mis palabras…

Fue un tiempo de angustias…

Los desamparos del mundo muchas veces nos tocan de un modo inesperado….

Pero nos llego el momento…
y tu vida… agonizo en mis manos…
Tontamente… Pensé que morir dejaba otra advertencia…
pensé que al irte la confusión me daría otra sorpresa…
pero no… Terminar con el amor es simplemente concluir…

Es solamente eso…
Es haber llegado al sitio final donde se termina el camino…

Donde las menciones por dos ya no importan… Porque la vida nuevamente… vuelve a pintar un nuevo e ignorado destino…
A eso… mi dulce silencio…
A eso mi fiel amigo…
A eso le llamo…

Olvido…

Oscar A. Vigil
(Derechos Reservados)

*

Personalmente… a mi me gusta mucho mas… la Portada de tu alma, el centro de tu corazón, el cielo en tus manos, la brisa de tu sonrisa, el sueño que pasas a mi lado… personalmente… me gusta que existas… en mi… solo para mi, sin compartirte con otro sentimiento que no me corresponde…

*

LA CORRIENTE DEL VIENTO

Nunca entendí muy bien la corriente de tu viento… tu cambio de orilla…

Como nunca entendí tampoco si tu mensaje fue dicho desde un jamás a partir de un para siempre…

¿Las chispas cristalinas que hoy brotan de tus ojos nunca me involucran en nada…?

Lo que me quedo de ti… hizo que aborreciera los días grises casi como de la misma forma la postura de tu mirada estimulaba a todo o a ningún motivo, sin saber, sin enterarme…

¿Que fue aquello que te quito de mi…?

Si decías que yo era la palabra Amor… si explicabas que yo era tu primer y el mejor mensaje que por primera vez gritaba tu corazón…

Si me aprendiste a amar desde lo que era y no desde lo que pretendías que fuera…

Estas letras te robaran unos minutos de tu tiempo…
tal vez puedas o quizás aún no sepas que hacer con todos tus recuerdos de mi…
tal vez hasta sientas… y tal vez hasta entiendas…
Que si volvieras al inicio de las contrariedades desde este anónimo relato…

Posiblemente encontrarías a un hombre mas cansado…
más viejo… menos apurado…

Este hombre…
Que conserva tu silueta al confundir las palmas de las manos que nunca dejaron de buscarte por el largo ancho de un pecho aburrido de protestas impacientes…

Porque alguna vez…
acaso… hasta te olvides de todos esos juicios íntimos a los que recurres cuando quieres olvidarlo o cuando intentas sacarlo del todo de tu cabeza…

Probablemente la mejor forma de estrecharte…
encubiertamente hasta esto pueda llegar a ser una forma natural de poder amarte, de poder amarnos…, sin tacto, sin aromas desde la distancia que ilegítima mente nos separo siempre…

Quizás dejes de engañarte o tal vez dejes de mentirte con que los amores solo se archivan en la memoria… tu decías que los amores invariablemente pasan…

Más… tú sabes que valió la pena, tú sabes todo lo que importo…

Hurgaran nuevamente tus recuerdos…

Dentro de esto que alguna vez lo conceptuaras de maldito…

Y juraste que mi corazón era de piedra… ya… no será necesario un numero para marcar ni fechas para recordar… tal vez suspendas de ti todos mis recuerdos… pero bien sabes que una fácil imagen mía… invariablemente te dibujaran nuevas lagrimas y será todo como antes… aunque mas no sea o aunque mas no puedas…

Desconocer que fui en un tiempo de tu vida… en un todo tuyo…

Y sensiblemente en un todo lo fuiste Mía…

Oscar Alberto Vigil
(Derechos Reservados)

*
AMANTE

(Mi ser perfecto… mujer…, mi luz, mi calor… Mi Todo.)

Luces que se clavan en tu espalda… es la hora del despertar del día…

Desde la ventana de este cuarto de hotel de campo, el sol forma figuras de brillos En tu cruz, yo… de rodillas junto a la cama desde hace horas no dejo de observarte…

Es increíble la alianza que pactas con el sol que su calor no te despierta…

Nos debíamos este tiempo de amor, este tiempo de descubrir el nuevamente…

Quizás la vida desde ahora me permita ser el intérprete perdido de tus sueños, El trozo de calor que necesitas y si estos brillos te duran para siempre acaso se vuelva un tal vez y a lo mejor ya no te importe lo que digan o lo que piensen los demás, me gustaría que de una vez y para siempre aprendas que continuamente deberás esforzarte en sonreír aunque desees llorar…

Que no podrás buscar nunca los espacios vacíos que olvidaste de mí mientras sigas con el…

Que los hábitos son solo eso si simplemente me tomas desde el olvido y me buscas desde el silencio….

Que puedo ser hebra de tu mejor abrigo, pero que para ello… Simplemente… debes soñar conmigo…

Porque yo nunca y solamente Me acostaría contigo… Porque aún así por toda la vida elegiría dormir contigo…

Que la lluvia va a caer… y al hacerlo… seguiré soñándome bajo tu ropa…
Seguiré esperando que ese otro día nos de por siempre la esperanza de mas noches… de mas mañanas… de mas vidas…

Y que vuelvas siempre…

y que el sol y los brillos sigan sin despertarte, que me ceda el universo esta apología de que un día cualquiera te quedes para siempre…

El mundo le llamaría pecado, Pero Que importa el cielo si el cosmos fue real desde el momento en que tu tiempo… tu cansancio… tus apuros… todo se durmió conmigo… en mis brazos…

Mi amante, mi ser perfecto… mi mujer…, mi luz, mi calor…

Mi Todo.

*  
                                                                                                                                                                            
Necesito tus palabras…
Tus señales…
Necesito tu rubrica presente
Tú figura por la casa
Tus cruces frente a mi…
Tu beso de bienvenida
Tus lágrimas en algún recuerdo

Necesito… que me leas los correos
Que me expliques a tu modo los principios de una historia…
Los finales de la misma cuando me quedo dormido…

Necesito tus manos en la cama
Apretando las mías…

Necesito el golpeteo de tu corazón en mis oídos…

Vida mía…

Necesito tanto… esto de necesitarte…

Amarte…

Es la única explicación
Por darme sobradas razones
Centenas de motivos
a esto de Necesitarte.

Oscar Alberto Vigil
(Derechos Reservados)

*

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

<a href="https://plus.google.com/112073164945317698892" rel="publisher">Google+</a>