http://dianarios.net

Ricardo Videla Cáceres

Buenos Aires

 

 

Suena tanto la lluvia en mi techo de chapa que no escuche hervir el agua para el mate…

 

 

 

 

Ricardo Videla Cáceres, “Richard”

Este muchacho entrerriano se crió en Buenos Aires, “ciudad de la que  se enamoró”, según sus palabras.  Creció en el mítico barrio de La Boca. Estudió bellas artes, en ese mismo barrio colorido por el maestro Quinquela Martín. Su fascinación por esa ciudad colmada de lluvia y tango se palpa a través de sus letras. Se dedica al “transporte y consultorio en forma individual de personas”… es decir, taxista, razón del porqué sabe interpretar tan bien el sentir popular.  Comenzó su andadura literaria entre cafetines, junto con su amigo Gustavo Silva “garabateando sueños que no se animan a despertar”. Hoy en día plasma su arte en portales como qqml y en su página de facebook. Su inspiración y estilo tan particular se los debe a los poetas franceses del surrealismo como Paul Eluard, Antonin Artaud, Andre Bretón y a la influencia de la música de Spinetta, cantautor argentino y baluarte del rock nacional. 
Les invito ahora a pasearse por los sueños poéticos de Richard.

 

 

HAZ CLIK EN EL LINK PARA ESCUCHAR LA POESIA DE RICARDO VIDELA CACERES

 

 

RicardoVidelaCaceresPoesia

 

 

Me gusta el zumbido de la mosca
en las siestas de verano,
ese silencio incompleto que no es soledad
tampoco lejanía y ni siquiera es el opuesto a la noche,
algo asi como un murmullo al oído, una insinuación atrevida.

 

Me gusta

el grito lejano de los guríses
retumbando en ecos sus voces rebeldes en el río,
un sol seco dando brillos sobre las piedras
y los distintos aromas buscando sombras
debajo de mi nariz.

 

Me gusta…donde se revuelve la memoria
las naranjas calientes coloreándome los labios,
el olor a jabón blanco en el latón donde mi abuelo
lavaba la ropa,
el olor a humedad en el ropero de la tia Mirta
cuando jugabamos a la escondida.

 

Me gusta sentarme en el sillón que está en el patio,
ver los árboles bambolearse por el viento, aquellos
que aún me acompañan y todavía no los entiendo.

LIBROS

 

 

…………………………………….
 

…………..

La fuente de los recuerdos

Una fuente brillante
en una esquina sin importancia
es abrazada por las luces
de los carteles de propagandas,
propagandas con dentaduras blancas,

sueños inalcanzables, que hacen más brillante
a esta fuente solitaria.
Y mis ojos que no tienen otra cosa que hacer
más que mirar,
caen con las mil gotas de agua
que se revientan en el fondo,
me levanto a duras penas
agarrándome del verde musgo de los buenos momentos.

Tomarte la mano,
la sonrisa antes de cruzar la calle,
las estrofas de los sueños coincidentes,
la mirada a los ojos como único panorama,
el verbo amar conjugado a dúo
dando sorbos de presente.

Y las gotas suicidas que solo intentan olvidarte.
el agua, su metamorfosis, la bruma de tus manos.
Tu cara semi esfumada en los laberintos del tiempo.

Y la fuente enigmática me salpica a la vereda,
vuelvo al foco de observación como un faro solitario,
inamovible en la costa, inamovible en las heridas
observando los horizontes,
persiguiendo tu luz en los mares,
en la noche sin formas.

*****************

La noche meridiano treinta mil

Dicen que la noche se levantó entre los árboles,
y que estiraba sus brazos lánguidos
negros como humo de cubierta quemada
mientras se desperezaba,
iba arrancando hilachas del ropaje pálido del atardecer
y se los comía.
En tanto el día se fundía en los pañuelos blancos
sobre las cabezas de las madres que giraban y giraban
en una plaza. A la inversa de las agujas del reloj,
el tiempo desorientado, se convertía en hojas de libros,
y canciones perdidas volvían a ser cantadas.

Acomodaba en sus senos perfumados de damas
de la noche
los gatos con ojos de moneda perfilada,
en los paredones sin veredas, siluetas cobardes
sin sombra propia.

Dicen también que la noche parió en llanto
un hijo en grises, lloró en aullidos de perros
en camas crujientes de sexo,
en taconeo de puta olvidada,
en el descanso inquieto de la mentira,
en el fogoneo de un simulacro de fusilamiento;
lo tomó entre sus manos oscuras como calles olvidadas
y lo lanzó hacia el horizonte, ahí quedó.

Y como todo se paga en la vida;
un sueño de paso lento se va inflando hacia arriba,
le va acercando una marea alta de herida abierta,
le va gritando desde la silueta abstracta
de lo diferente,

las diferencias,
desde el claustro atrevido,
el líquido inocente del corazón,
le va gritando desde los hospitales,
nacimientos con nombre y apellido,
en las iglesias y sinagogas, rezos fulminantes
de piedad.

El beso agrio de un país que no se enamora,
flota en olas cortitas,
brilla sobre la superficie argentina
de un río de secretos.

*****************

Reflexiones de la luna
(Para Carlitos sin apellido…)

Hoy reflexioné con la luna
y obtuve sentimientos de estrellas,
me abracé a tu ilusión segundo tras segundo
en un pizarrón de cielo punteado por una tiza,
garabateaba tus manos,
tu cara,
tu ausencia
en busca del artesano que perfeccionara tu silueta.

Se cruzaron luciérnagas celestiales
frente a esta mirada
como una insinuación de tus dedos dirigentes,

ellos tenían norte o un pueblo correntino
donde alimentaba mi niñez,
chupando naranja,
remontando barrilete,
trepándonos a los árboles más próximos a las nubes,
los moquitos secos,
los pies descalzos,
el aire puro
y el presente sin tiempo.

Una inocencia de pocas pretensiones,
un yo-yo hecho de botones de sacos,
autitos de cajas de zapatos,

barquitos de papel para cuando terminara la lluvia
y un entusiasmo en la respiración
cuando me elegías para jugar al futbol, de tu lado.

Andarás con tus pantalones cortos,
las rodillas peladas
y tu voz de pito saltando como gorrión
en este estadio de planetas,
capitaneando rotaciones y translaciones de lunas,
mi mejor amigo de la infancia,
transgresor de lo simple, apurado por todo,
que aún se anima a advertirme,
que más adelante,
se encuentra el crepúsculo.

*****************

De mis días a tus noches

Hoy es un día posible de océanos,
los que anochecieron en estas orillas
junto a tus deseos y sueños,
de pupilas posibles de letras,

el pelo que se recoge detrás de las distancias,

digo, esta poesía se dará por viva
cuando tus ojos se abran y los míos
vayan arrastrando párpados y sus desvelos,

porque nació en la orientación de mis horizontes,

que los días se permitieran un cielo,
que pudiera buscar tus lunas y tu sonrisa
o quizás tu vientre en una lectura,

alcanzan mis dedos, sobre mareas, tus dedos,

se buscó la noche como puentes de milagros
no creídos.

*****************

 

 

……………………………..

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

<a href="https://plus.google.com/112073164945317698892" rel="publisher">Google+</a>